Blogia
By Mario _LAMANOLOCA_

DERECHO A NO TENER DIOS

DERECHO A NO TENER DIOS

Si creen que rescindir un contrato de servicios telefónicos es complicado, entonces es que no han intentado cambiarse de religión.
No soy católico. Nunca lo he sido. Desde que tengo uso de razón, recuerdo tener dudas e interrogantes que jamás me fueron contestados con la cordura que exigía. ¿Raro para un niño de 8 años? Sí, era raro. Pero os aseguro que jamás me tragué una sola palabra de los preceptos del catolicismo y sus “indiscutibles” dogmas.
No hice la comunión, y por consiguiente ninguno de los sacramentes que le preceden. No piso la iglesia, excepto si me lo exige el guión (bodas de amigos, entierros de familiares). Una cuestión de respeto a sus creencias.
El caso es que yo no tengo fe. Al menos la fe que intenta imponer a sus adeptos la curia Vaticana. Es más, me parecen moralmente cuestionables. Pero sin comerlo ni beberlo, con solo unos meses de vida, antes de que pudiera defenderme, me vistieron de blanco, me llevaron junto a una pila bautismal, y allí me marcaron con el estigma del catolicismo. Mi nombre se grabó en sus libros, y hoy sigue allí impreso.
No soy católico. No quiero serlo. Y no quiero pertenecer a su comunidad. Ni tan siquiera de forma simbólica.
Me dicen que no tiene importancia. Que qué más da si aparezco en un libro tal o cual.
Pero a mí si me importa. Y me importa mucho. El catolicismo, a lo largo de la historia, no representa, que digamos, el comportamiento ético por antonomasia. Preferiría ser excluido de su base de datos. Una cuestión personal. O, simplemente por que me da la gana. Ya ven, según me dijeron existen una ley de protección de datos. De hecho, y teniendo en cuenta de que los míos, como los de todos los feligreses, fueron incluidos en sus archivos sin mi consentimiento, una vez cumplida la mayoría de edad debería poder eliminarlos. Claro que si tomamos como referencia el respeto que la curia Vaticana muestra por las leyes civiles, pues como que no será tarea fácil.
En fin, que yo no soy católico. Quiero apostatar. Pero las trabas, tanto burocráticas como económicas que nos coloca la Iglesia, lo hacen tarea casi imposible.
Y para colmo la noticia de hoy me ha sentado como una patada justo donde más duele: “
PP y PSOE TUMBAN EN EL CONGRESO EL INTENTO DE IZQUIERDA UNIDA POR REGULAR LA APOSTASÍA”.
No me ha dolido por su implicación y el perjuicio que representa para la causa apostata, si no por que hasta los gobiernos de izquierdas y liberales ceden ante el chantaje del poder eclesiástico.
Un suplicio y un disgusto.
En fin, mientras tanto y hasta que otro gallo cante voy a ejercer mis “grandes” derechos democráticos y a ver si me dan de baja en “POTAFON”.
¡Que cosas!


LAS FRASES:  Soy ateo gracias a Dios.
Luis Buñuel (1900-1983) Cineasta español.

Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda.
Mario Benedetti (1920-?) Escritor y poeta uruguayo.

Puede que nuestro papel en este planeta no sea alabar a Dios sino crearlo.
Arthur C. Clarke (1917-?) Escritor inglés de ciencia ficción

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres