Blogia
By Mario _LAMANOLOCA_

Filosofando

DE DIOS Y SUS NORMAS

DE DIOS Y SUS NORMAS

Examinando con atención los conceptos más básicos de las escrituras católicas, el propio Dios nos abandona en una difícil disyuntiva. ¿Con que finalidad colocó al ser humano en el paraíso terrenal? ¿Por qué se preocupó tanto de negarnos el don de la sabiduría? ¿Qué miedo precipitó nuestra expulsión del paraíso? ¿Tan extraño era que unas criaturas inteligentes acabaran preguntándose por su origen y destino? ¿Quería Dios mantenernos en la inopia, como muñecos estúpidos? Y si era así, ¿por qué crearnos? ¿Somos un juguete? Y si no lo somos ¿por qué prohibirnos pensar?

La expulsión del paraíso terrenal, siempre según las sagradas escrituras, la precipitó la violación de una norma básica y fundamental, con cláusula de rescisión de contrato. No probarás del árbol de la sabiduría.

Después de que Lucifer nos empujara a pensar por nosotros mismos, Dios sintió miedo, por que de llegar a probar también del árbol de la vida, en verdad que los hombres serán como Dioses. Y no lo digo yo.

Una difícil disyuntiva. ¿Es que Dios no quiere competencia? Preguntas y más preguntas. Todas imposibles de contestar, pues nos basamos en herramientas históricas subjetivas que, muy probablemente, poco tengan que ver con la realidad. El caso es que no creo factible que un padre le niegue a su hijo las respuestas a sus crisis existenciales. Puede que Dios, como progenitor, no fuera ni perfecto, ni único. Yo tengo mis dudas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

PUTAS S.A

PUTAS S.A

¿Qué definición tienen en común un brazo, una pierna, un ojo, un estómago, un cerebro, unos pulmones, los genitales masculinos y los genitales femeninos? Simple; todos son órganos del cuerpo humano.

Ahora vayamos por partes: En nuestro mundo capitalista cada órgano del cuerpo se relaciona directa o indirectamente con una actividad económica o empresarial, por lo tanto sujeto a un valor añadido intrínseco a dicha actividad. Los carpinteros y soldadores trabajan con sus manos, como los mineros, que también exponen la seguridad de sus pulmones, un psicólogo exprime el cerebro en la resolución de las tareas de su oficio, un orfebre y una tejedora agudizan la vista hasta quedar miopes…podríamos seguir, pero creo que es suficiente para captar la idea. Cada actividad requiere el uso de uno o varios órganos específicos, que a veces se perfeccionan y otras se deterioran. El caso es que las partes de nuestro cuerpo tienen un valor X en el mercado, que enriquecen o deterioran la labor que realizan en relación a su efectividad. Todos vendemos nuestros órganos por un sueldo a final de mes, si no de forma directa, si su uso y disfrute.

Nadie tiene que decir nada al respecto, excepto en el caso de la venta de los genitales. La prostitución sigue sin regularse como actividad empresarial, a pesar de que la diferencia cualitativa con el resto de actividades es inexistente. ¿Por qué pues este rechazo del gobierno a terminar con la ilegalidad de la misma? ¿Es acaso otra cesión al grupo de presión eclesiástico? ¿Somos tan laicos como dicen? ¿Para cuando separaremos el reino del hombre del reino de Dios? El ya lo hizo. Libre albedrío nos dijo. Y después que juzgue… 

AUN ESTAMOS MUY LEJOS DE OCCIDENTE

AUN ESTAMOS MUY LEJOS DE OCCIDENTE SUPER NANI y SOS ADOLESCENTES

Aunque las comparaciones suelen resultar odiosas, me atreveré a indagar en  la confusa y convulsa sociedad española realizando un ejercicio de similitudes con los dos famosos programas televisivos: La jerarquía política actual, como un padre demasiado joven e inexperto, adolece de un verdadero profesional de la educación. El asunto se presenta con  carácter prioritario, si no de urgencia vital, ya que nuestra democracia dejó de ser un bebé, y ahora esta en esa  peligrosa fase de sobre excitación adolescente, con pelos en partes impúdicas y muy mala uva. Reconocerlo no es razón de vergüenza, si no de responsabilidad y humildad. Pensemos que educar no es nada fácil, a pesar de que en ocasiones pueda basarse en pautas inamovibles.

La elasticidad del espíritu humano hace de la tarea un laberinto impenetrable, cuanto más si se trata de un enorme conjunto de personas. Cualquiera que haya tenido hijos sabe que en la mayoría de los casos, como bien dejaba claro la supernani, la mayor parte de las conductas inadecuadas son producto de una inexperiencia paterna, más que de cuestión genética. O sea, que el fracaso es atribuible al educador en un porcentaje máximo de situaciones. “Si no sabes recorrer el laberinto, pide ayuda. Andar a ciegas podría costarte muy caro”.

La jerarquía política actual emprendió una labor que les quedaba  grande. Repito que reconocerlo, más que una vergüenza, es una cuestión de humildad y responsabilidad. El tiempo pasó entre arrumacos y  mimos hacia la frágil y recién nacida democracia. Se relajaron las técnicas de desarrollo en beneficio de los premios placenteros a corto plazo. Ahora se encuentran ante un adolescente caprichoso, que no acepta con normalidad la realidad del mundo, muy distinta de la que sus padres le presentaron. Cuestiones como las del cambio climático, el terrorismo internacional, el cumplimiento, sin excusas ni excepciones de los derechos fundamentales del ciudadano, el proceso ordenado de laicidad. Todos estos asuntos son nuevos para nosotros. Nos cayeron de improvisto, como agua fría en mitad del sueño. Pasado el momento de inyectarlas a la cotidianidad no es fácil decirle al mundo que se acabó conducir un coche superpotente sin que te inflen a impuestos, ni que podrá encender la calefacción tantas horas como quiera, ni que la fiesta, en ningún caso, puede primar sobre el derecho al descanso, ni que su Dios es más verdadero que el del otro, ni que por mucha pasta que tengan podrá construir sobre la playa de todos… El sentido común debería ser suficiente. Pero cuando el propio Estado, con sus legisladores al frente, ha promovido, consentido y obtenido beneficio del derroche, el exceso y la extrema tolerancia hacia comportamientos incívicos, la marcha atrás puede ser muy, pero que muy dolorosa: Los derechos del fumador por encima del no fumador, los derechos del consumidor de gasoil por encima del peatón, los derechos de la macroempresa por encima del bien común, los derechos de la industria capitalista por encima de los derechos de los pobres y de los niños…Han sido tantos los abusos normalizados en el tiempo que hemos perdido la perspectiva de la realidad. Todos, sin excepción, en algún momento de nuestra vida hemos pisoteado el derecho fundamental de otro ciudadano, ya sea por acción como por omisión. No podemos contribuir con nuestra pasividad a la explotación de menores, a la marginación, al integrismo religioso, a la corrupción y a la especulación de la vida. Es hora de rectificar una situación insostenible a largo plazo, que la gente deberá asumir como la única opción de poder sobrevivir a la adolescencia democrática y convertirnos en adultos saludables y responsables.

“Como dijo Aristóteles; Adquirir desde jóvenes tales o cuales hábitos no tiene poca importancia: tiene una importancia absoluta”. 

EL ANGEL EXTERMINADOR

EL ANGEL EXTERMINADOR

Imaginen un mundo donde se perpetrara un atentado terrorista, similar al de las torres gemelas, cada día durante más de 6 meses consecutivos. New York, Londres, Madrid, París, Viena, Berlín, Sevilla… Medio año de matanzas, con un resultado de más de 600.000 muertos ¿Aterrador? Bien, pues en Irak han caído abatidos por balas y bombas del “eje del bien” el mismo número de personas _incluyendo mujeres y niños _.

Los buenos (nosotros), hemos devastado naciones, al igual que el ángel exterminador. Llegados a este punto, aquellos que aun no lo han hecho, pueden volver a replantearse sus opiniones al respecto de esta guerra, o seguir soñando con heroicas y justas cruzadas.

LAS COSTUMBRES SEXUALES DEL CLERO

LAS COSTUMBRES SEXUALES DEL CLERO

La iglesia se mueve en un circuito de doble moral respecto a la sexualidad y las ciencias humanas, eso lo sabemos todos. Pero lo que verdaderamente llama la atención es observar las costumbres amatorias de estos señores, castos y puros, que rayan en un elevado porcentaje el delito más abyecto. Pedofilia, tocamientos a menores… Pasaros por esta WEB y leed, hijos míos.

 

“LA VERDAD OS HARÁ LIBRES”

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

MEJOR ME VOY CON EL DIABLO

MEJOR ME VOY CON EL DIABLO

Leí hace pocos días que la conferencia episcopal, en su ingerente servicio a la comunidad, y muy preocupada por lo que la ultraderecha española llama, disolución del país en beneficio de los nacionalismos satélites, ha editado un texto explicativo sobre como dirigir un estado democrático dentro de la ética y valores católicos.

Los Obispos españoles creen que el parlamento, en su categoría de representantes electos del pueblo, no tiene autoridad moral para instruir sobre las mejores formas de distribución social, y para compensarnos del agravio político que representan, los prelados nos regalan su sapiencia milenaria: Ese buen hacer que llevó a medio mundo al oscurantismo y al sectarismo educacional. Esas buenas maneras que auspiciaron a todos y cada uno de los regímenes totalitarios, fascistas y sanguinarios de la vieja y nueva Europa. Ese espíritu altruista, que planeó sobre el planeta, llevando la palabra de Dios sin esperar obtener beneficios económicos. ¿De verdad aun engañan a alguien? Ni os imagináis lo sorprendente que me resulta. ¿Cómo es posible que gente culta, con un coeficiente intelectual medio, sigan escuchando el discurso demagogo y cínico de la Iglesia?

He de ser duro con este asunto. Las licencias que el catolicismo se atribuye, para insultar al resto de la humanidad con su lenguaje prepotente, deben tener una oposición de igual medida.

Abogaría por que el Vaticano y sus compinches, en vez de preocuparse tanto por la conformación de los estados de la tierra, algún día editaran un decálogo del funcionamiento interno del reino de los cielos. Creo que muchos feligreses tendrían así una mejor perspectiva del club al que pertenecen.

Yo, personalmente, estaría arto interesado en que me contestaran cuestiones sobre la forma de gobierno del paraíso de  Jehová. Me gustarías saber si es un Dios absolutista o si por el contrario los habitantes del cielo pueden plantear cuestiones trascendentales que afecten a su vida eterna. Me gustaría enterarme de como transcurren los días en un lugar sin finitud, donde todo está dicho por el monarca, donde todo está hecho, donde nada falta por mejorar. Me gustaría comprender que sentido tiene una existencia sin la capacidad creativa y crítica del ser humano. Y lo más importante; me gustaría ver quién ronda aquellos lares. ¿Se sienta Franco junto a Dios? ¿Para por allí el Cid campeador, con su espada castellana hasta el mango de sangre? ¿Hitler es amigo de San Gabriel, el magnífico ángel exterminador? ¿Corretean con sus caballos, de estrella en estrella, los valientes cruzados? ¿Hay una casita con jardín reservada para Pinochet? ¿Y Pio XII? ¿Seguirá dispuesto a bendecir los cañones y aviones fascistas que masacraban poblaciones civiles en la segunda guerra mundial?

Necesito que la curia católica me desvele algunas de estas cuestiones, por que de contestarme positivamente a las mismas, mejor me monto en la Harley y me marcho con Lucifer.

LAS FRASES:

No tomes el nombre de Dios en vano; escoge el momento en que tenga efecto.
Ambrose Bierce (1842-1914) Escritor estadounidense.
Cuando Dios creó el Mundo vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora?
George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

COMUNISMO O CAPITALISMO. CUESTION DE FE

COMUNISMO O CAPITALISMO. CUESTION DE FE

Cualquiera que haya leído algunos de mis textos habrá podido notar que tengo tendencias de pensamiento cercanas a las antiguas teorías comunistas. Con la caída del muro y el desplome del telón de acero, que dejó al descubierto las mentiras y corruptelas que germinaban en tan opacos regímenes, he tenido que lidiar, en mis intrascendentales conversaciones de bar y salón, con  opositores que utilizaban estos elementos para su argumentación de ataque.

Entiendo que el comunismo se identifique con una forma de estado anquilosada y socialmente fracasada. Pero no por ello debemos olvidar que el capitalismo pueda estar entrando en una dinámica autodestructiva, generada por los procesos insostenibles de evolución económica del mercado, que podría llevarlo a la rotura de la cadena consumista y acabar desmoronándose como le pasó al comunismo.

No es la base filosófica de las ideas de ambos regímenes la que falla, si no  la degeneración de las mismas. Es por ello por lo que no defiendo al capitalismo, a pesar del fracaso comunista. Pienso que la podredumbre institucional, que desmantela la convivencia entre ciudadanos, corroe tanto a un sistema como al otro. El orden de destrucción de los mismos no es razón de anteposición.

Colocarse en un bando u otro es más una cuestión de fe. Vendría a ser como creer en Jehová o Alá. Tanto un Dios como el otro pregonan lo mismo y tienen la misma finalidad. Pero con distintas pautas de comportamiento para llegar a la consecución de objetivos. Si las iglesias corrompen en el camino la palabra de los profetas eso no desvirtúa el contenido de los textos religiosos, si no que los declina en favor de un tercero.

Yo soy comunista. Creo en el comunismo como sistema. Y no por ello comulgo con Castro, como tampoco comulgaba con la dictadura Stalinista. Estos vendrían a ser para mí como la Santa Inquisición  para el catolicismo; una mancha horrible en su historia, que aun perdura con el nombre de “Congregación para la Doctrina de la fe”. Y quizá (no lo descarten) la forma de pensamiento y la línea radical de actuación que los aboquen a un futuro fracaso como religión mayoritaria.

¿Es pues esta razón suficiente para desmitificar la idea del mundo que nos mostró el profeta Jesucristo? No lo creo. Sería una opción perjudicial para el propio proceso de evolución intelectual del hombre, destruyendo un engranaje histórico de su crecimiento como especie. Por el mismo motivo considero inaceptable una argumentación basada en el fracaso de los administradores que llevaron a la práctica las teorías comunistas, para luego arrojarla a las llamas del infierno y descartarla como una opción más de gobierno y estado.

LOS ASESINOS DEL PENSAMIENTO

LOS ASESINOS DEL PENSAMIENTO

Todo crimen de naturaleza homicida tiene su origen en el miedo. Al acto de matar, ya sea un cuerpo físico o una idea incorpórea, proceden de la misma fuente, y son en esencia producto del terror intrínseco a lo desconocido.

Los celos, la avaricia, la envidia, el odio religioso; hay muchas razones, pero un solo resultado: la eliminación de aquello que perturba la lineal razón de la existencia del homicida.

La negativa al cambio o a una nueva circunstancia vital; (si estoy arruinado no quiero experimentar la pobreza, si mi mujer me abandona  no quiero experimentar los celos y el desamor) todo procede de la misma fuente; el miedo.

Incluso los asesinos más psicóticos, que en primera instancia parecen matar sin sentido, por puro y simple placer, es el miedo a la astenia emocional lo que los empuja a hacerlo. Necesitan sentir que están vivos. Y si la única forma que encuentran es con la sumisión y el dolor del prójimo, no dudan en quitarles la vida. El miedo a su propio sufrimiento emocional los hace aplastar al igual para sentirse bien.

Los asesinos del pensamiento viven en un mundo perturbado, como el asesino de su esposa, o aquel que mata por mandato divino. Los asesinos del pensamiento transitan con ojos desencajados, esperando que los fantasmas libertinos los atrapen para arrastrarlos al infierno. Son seres incompletos, carentes de empatía, incapaces de asimilar su procedencia humana, con los triunfos y miserias de la especie. Son renegados de su propio ser. Exiliados de su propia mente, que les perturba con cada idea que pueda remover los cimientos de lo que hasta ahora creían cierto.

Los asesinos del pensamiento se pueden esconder tras sotanas o trajes de militar, engalanados con Armani o con cutres pantalones deshilachados. Pueden estar disfrazados de cualquier especimen humano. Lo que si presentan como indudable seña de identidad es el yugo divino que blanden orgullos. Los asesinos del pensamiento, todos los asesinos del pensamiento, se esconden tras los Dioses, intranquilos por la posibilidad de verse privados de su opulenta vida material. ¡Quién lo diría! Los asesinos del pensamiento existen y son tan peligrosos como cualquier asesino. Los asesinos del pensamiento harán lo que esté de su mano para matar al pensamiento. Incluso matar al que piensa. Sucedió, sucede y sucederá…

LA FRASE DE HOYVivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás.René Descartes (1596-1650) Filósofo y matemático francés. 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres